yegua embarazada

¿cuánto dura el embarazo de una yegua?

Para las yeguas el periodo de gestación es de más o menos de trescientos cuarenta días. Hay catorce días de alteración que pueden suceder en ese tiempo, con lo que la duración real del embarazo puede estar en un rango de trescientos veintiséis a trescientos cincuenta y cuatro días. Se sabe que ciertas yeguas extienden el periodo de gestación hasta trescientos setenta días, si bien puede haber un fallo en la documentación del embarazo en ese periodo extendido.

Esto quiere decir que la duración promedio de un embarazo de una yegua es de más o menos once meses.

Los yeguas que están preñados pueden parecer bastante difíciles en ocasiones, pero si trabajas para hacer que el proceso sea más simple para ti, el periodo de gestación de once meses asimismo va a ser más simple para la yegua. Vas a poder establecer las bases del cuidado preciso para el potro en el momento en que llegue.

15 consejos para cuidar de una yegua preñada

1. El paddock bien acondicionado

Una yegua preñada debe tener acceso a cobijo, agua y sombra durante todo el día. Si es posible, es mejor que permanezca en el prado durante todo el día, sobre todo en los primeros meses de embarazo.

El paddock sería un lugar ideal, ya que dispone de una zona cubierta o cuadra donde poder refugiarse y si lo desea, acceder a un espacio al aire libre.

2. Es necesario efectuar cambios en la nutrición y el ejercicio.

La salud de la yegua va a ser un componente integral del desarrollo de un potro sano. Cuando las yeguas no tienen comestible, agua y otros nutrientes convenientes, el peligro de un embarazo abortado aumenta exponencialmente. No obstante, demasiada comida sin suficiente ejercicio puede ser perjudicial para la salud del potro. Las yeguas con sobrepeso tienen un mayor peligro de alumbrar un potro con deformidades angulares en las patas.

3. Vacunas y visitas del veterinario

Una yegua preñada debe vacunarse a los cinco, siete y nueve meses. Rhino es la abreviatura de rinovirus, que es una alteración del virus del herpes. No solo puede ocasionar síntomas afines a los de la gripe en los caballos, sino que puede crear una enfermedad de las vías respiratorias superiores que puede imitar los síntomas de la neumonía. Las yeguas preñadas pueden abortar de manera espontánea debido a una infección de este virus.

4. Hay otros problemas médicos que requieren atención.

Dependiendo de la ubicación de una yegua preñada, el veterinario que la atiende puede aconsejar las vacunas contra el virus del Nilo Occidental, la saña y el botulismo. El onjetivo de esta serie de vacunas es cerciorarse de que el potro tenga las células inmunitarias precisas para combatir una posible infección justo después del nacimiento.

5. Recuerda las reglas sobre la nutrición por goteo.

A las yeguas preñadas les gusta comer pasto a lo largo del día. Esto quiere decir que debe haber una alimentación adecuada para permitir el proceso de alimentación por goteo. Si no hay disponibilidad de pastos por alguna razón, entonces alimenta con forraje para reducir la posibilidad de cólicos, úlceras intestinales y otros inconvenientes digestibles que pueden presentarse.

6. Se pueden montar yeguas preñadas, pero con más delicadeza.

Si la yegua preñada está acostumbrada a ser montada de forma regular, seguir haciéndolo puede ser bueno para su salud. La equitación puede continuar prácticamente hasta el instante en que de a luz. El ejercicio les va muy bien para aumentar la velocidad de la circulación sanguínea. También puedes optar por otras actividades físicas alternativas a la equitación.

7. Las yeguas preñadas pueden precisar ayuda con los cambios anatómicos.

Las yeguas que no han parido antes pueden no estar acostumbradas a los cambios que ocurren durante la gestación. Al darle un poco de atención adicional a su vientre, será menos probable que la yegua patee a su potro por estar en sus límites cuando todo lo que está tratando de hacer es conseguir algo de comida. Las yeguas que reciben mucha atención durante el embarazo también tienden a reflejar esa atención en su potro después de que nace.

8. Las yeguas precisan menos espacio cuando se aproxima la fecha del parto.

Más o menos cuatro semanas antes de parir, una yegua preñada debe trasladarse a un lugar más pequeño. Todavía debe tener espacio donde pueda hacer algo de ejercicio, pero debe tener un cobijo donde se sienta segura y protegida. Los animales predadores se sienten atraídos por las yeguas preñadas en esta etapa, por lo que las cercas reforzadas son una gran idea. el objetivo ahora es no irritar ni asustar a la yegua de tal modo que sienta la necesidad de patear o bien ser beligerante. Esto podría dañar al potro en desarrollo.

¿Cómo saber si tu yegua va a parir?

Yegua está embarazada

9. Hay cambios físicos unos catorce días antes de parir

Cuando quedan unos catorce días de preñez, se puede ver físicamente al potro moverse a lo largo del flanco de la yegua. Sus mamas asimismo, empezarán a crecer, en especial si este es el primer embarazo. La mama se volverá cerosa inmediatamente antes del nacimiento conforme sube la leche. Trata de limitar el movimiento a fin de que los anticuerpos de la leche puedan pasar al potro tras el nacimiento. En caso contrario, el potro puede precisar cuidados veterinarios más extensos para subsistir.

10. La mayor parte de las yeguas preñadas parirán temprano, por la mañana.

Una vez que hayan pasado los once meses, una yegua preñada va a dar a luz un potro en las primeras horas de la mañana, entre la 1 y las cinco de la mañana, en la mayoría de los casos. Las yeguas tienden a ponerse inquietas si hay otros caballos o bien personas presentes, lo que puede hacer que dejen de empujar. ¡No seas esa persona con un flash de cámara que interrumpe el proceso! En el momento en que el potro empieza a coronar, el proceso de parto solo tarda unos veinte minutos en completarse.

El parto de la yegua y su potro

Yegua pariendo

11. Algunos partos se complican

En un parto estándar, el caballo se presentará con sus cascos delanteros al frente y la nariz apoyada en la parte superior. Un veterinario ha de estar presente si el potro se presenta de alguna otra forma para conservar la vida de la yegua y el potro. Si el proceso de parto dura más de veinte minutos, ha de estar presente un veterinario.

12. La yegua debe expulsar toda la membrana placentaria.

Si alguna una parte de la membrana placentaria continúa en la yegua una vez que se completa el parto, los peligros de una infección grave, incluyendo la intoxicación de la sangre, son bastante altos. Este inconveniente se presenta como una fiebre alta, con síntomas de cólicos, que pueden extenderse por múltiples días.

El nacimiento del potro

Potro Recien Nacido

13. El potro empezará a moverse justo después del nacimiento.

Un potro solo tarda dos horas en intentar levantarse. Esta es exactamente la misma cantidad de tiempo que debe tardar el potro en empezar el proceso de amamantamiento. La yegua y el potro deben sostenerse bajo supervisión regular a lo largo de este tiempo para cerciorarse de que su salud es buena. las personas que controlan este proceso deben buscar el meconio o bien estiércol negro similar al alquitrán, que es lo que el potro debe expulsar tras el nacimiento. En ocasiones se puede retener, lo que puede provocar problemas médicos y síntomas de cólicos. Posiblemente un veterinario deba darle al potro un enema para comenzar la evacuación intestinal si no lo hace por si solo.

14. Un potro debe mamar y orinar

Esto no siempre y en toda circunstancia sucede inmediatamente. Ciertos potros precisan cerca de veinticuatro horas para iniciar los procesos anatómicos normales. Si esto no sucede al final del primer día completo, se debe preguntar a un veterinario para poder ver si existe algún problema médico que deba abordarse.

  1. La yegua y su potro se pueden trasladar al prado más grande tras setenta y dos horas.

Esto es bajo el supuesto de que el potro y la yegua están absolutamente sanos. Debes trasladarlos a una zona más grande a fin de que puedan hacer algo de ejercicio.  La zona más pequeña seguirá siendo adecuada si el proceso de desarrollo no ocurre como está previsto.

Compruebe también

Cómo decir adiós

Cómo decir adiós a tu compañero, tu cómplice… tu caballo

En los últimos meses, he tenido dos caballos que significaban mucho para mí. El primero …

Deja una respuesta