Capa y Pelaje de los Caballos

Aunque parece que fuera lo mismo, hay una diferencia cuando hablamos de pelaje y de capa, aunque vayan de la mano. Cuando hablamos de pelaje, nos referimos a los pelos y crines que cubren al caballo. Pero si hablamos de capa, estamos hablando del color de esos pelos y crines.

Capa y Pelaje de los Caballos

Hay factores que influyen en la capa equina. La edad por ejemplo, influye en los cambios de color en el pelaje, claro ejemplo de esto lo tenemos en los caballos tordos. Éstos nacen de color oscuro desde gris pizarra hasta un tono casi negro. Con los cambios de pelo a través de los años se van encaneciendo progresivamente incluso hasta llegar a ser blancos.

Del mismo modo hay una fuerte influencia en el color del pelaje la estación. Por todos es sabido que los caballos en los climas fríos y templados mudan el pelo dos veces al año. Durante los meses de invierno su cuerpo se recubre de pelos más apretados y largos. Estos pelos caen al llegar el verano y son reemplazados por otros más cortos y brillantes. Los otros dos factores de importancia son la alimentación y la salud del animal, un caballo sano y alimentado adecuadamente muestra un pelo lustroso, fino y liso.

Los colores de la capa los podemos dividir en colores simples que son los constituidos por un solo color y con gradación diversa. A esta clasificación pertenecen los de capa alazana, castaña y negra. Y los colores compuestos que son los formados por pelos de dos o más colores, éstos son:

  • De colores separados : En esta capa encontramos que el fondo es de uno de los colores y el otro se encuentra localizado en las patas y en las crines, son capas de colores separados la baya, aleonada, Isabela y pelo de rata.
  • De colores mezclados: Gris y overo, en los cuales los colores se hayan entremezclados en toda la superficie del cuerpo.
  • De tres colores: roano
  • De dos pelajes: Pío

Para poder distinguir bien un caballo son más útiles las particularidades que la capa misma pero, ¿Qué son las particularidades? Son las manchas de diferente color y forma que puede tener en la cabeza, en sus extremidades (calzas o bausan) y los remolinos. Acompañan al caballo desde que nace hasta su muerte y son únicas en cada animal.

Vamos a describir brevemente (por que el tema es extenso) las características de cada capa. Siendo esto un conocimiento que debe ser manejado por todo el que se diga jinete, por lo menos conocer las básicas.

Pelajes simples:

Llamadas también básicas, por que los colores de todas las demás se derivan de ellas, siendo diluciones genéticas del color o por entremezclarse el tono básico con pelos de color diferente.

  • Pelaje negro o moreno: Esta capa solo presenta pelos de color negro y comprende tres variedades
  • Negro franco: Sin ningún pelo de otro color, repartidos uniformemente y sin reflejos brillantes
  • Negro impuro: Esta capa cuando se expone al sol da reflejos rojizos o parduzcos.
  • Negro de cuervo: Da reflejos de gran intensidad y brillo que recuerdan las alas de un cuervo.
  • Alazán: Esta capa está formada por pelos que varían del rubio al rojo, tiene las crines, cola y extremidades del mismo color del cuerpo. Aunque las crines y cola pueden llegar a ser rubias y hasta prácticamente blancas, pero nunca negras. Lo que los diferencia de la capa castaña o mulata que presenta pelos de color marrón y rojizo con cabos negro, entendiéndose por cabos la crin, la cola, cascos, extremo inferior de los remos y bordes de las oreja.

Podemos diferenciar seis tonos de capa:

  • Alazán claro: Cuando el rojo tiende al amarillo y es poco intenso.
  • Alazán dorado: Cuando refleja el color del oro.
  • Alazán obscuro o tostado: Se llama oscuro cuando el matiz es muy intenso y tostado cuando negrea recordando el color del café tostado.
  • Alazán franco o cerezo: Tiene un tinte más rojo que el alazán dorado casi como el de las cerezas maduras.
  • Alazán metálico o bronceado: Presenta un amarillo oscuro que recuerda el tono del bronce.
  • Alazán lavado: Presenta un color blanquecino poco lustroso, casi siempre acompañado por la raya de mulo.

La capa blanca:

A los equinos que presentan esta capa se les llama albinos, no blancos. Nacen blancos y así permanecen a lo largo de su vida, tienen la piel y el pelo blancos. Pueden tener los ojos azules, marrones o miel, pueden presentar una coloración sonrosada alrededor de los ojos, belfos y genitales. No se deben confundir con un tordillo que a medida que se hace viejo su pelo se va aclarando hasta llegar a ser completamente blanco a una edad avanzada del animal.

Puede poseer reflejos especiales:

  • Blanco plateado: Si el reflejo es metálico
  • Blanco de armiño: Si el reflejo es muy brillante.
  • Blanco porcelana: Si es azulado.
  • Blanco sucio: cuando es amarillento.

Se denomina blanco lechoso cuando carece de reflejo.

Pelajes compuestos de dos colores separados:

Entre estos encontramos los colores diluidos que son el resultado de la degradación o dilución del color de las capas básicas. También entre los pelajes compuestos de dos colores, hallamos lo que se denominan capas de dilución Dun. En ella se encuentran presentes todas las marcas primitivas, el color de estas capas se origina por una desigual distribución de la melanina lo que trae como consecuencia una distribución del pigmento que no es uniforme. Es entonces que el equino presenta regiones anatómicas mas claras dónde la concentración de pigmento es menor.

Castaño: Formado por pelos rojizos más o menos oscuros que se vuelven negros en los cabos. Su tonalidad puede ir desde ser casi negros hasta colores claros.

  • Castaño pardo: De color casi negro, pero se puede apreciar en la punta de la nariz, alrededor de los ojos, los labios, las ijadas, las nalgas, la parte interna de los muslos reflejos de color más o menos rojizo.
  • Castaño oscuro: De matiz rojo parduzco casi uniforme, exceptuando las zonas mencionadas anteriormente donde hay reflejos rojizos acentuados.
  • Castaño cerezo: Cuando el tono del color es algo obscuro y brillante como el de las cerezas maduras.

Bayo: Presenta una capa de color blanco amarillento, semejante al isabelino pero con la crin, cola negras. Hay presencia de dos alelos de un gen crema parcialmente dominante que diluye el color rojizo o negro.

Aleonada o cervuna: Se le llama así porque es de una tonalidad crema que recuerda el color de los leones o los ciervos, con la parte baja de los remos de una coloración anaranjada. Entra dentro de lo que se conoce como dilución Dun. No es un color muy común y normalmente tienen la raya del mulo y los remos negros. Se deriva de la dilución de la capa alazana.

Isabelino o palomino: Presenta un color amarillo originado en la dilución genética de la capa alazana, la coloración de los ojos y la piel es oscura. Tienen la parte baja de los remos, la crin y la cola negras. Se presenta en las siguientes gradaciones, claro, obscuro y dorado.
Al isabelino de capa dorada se le conoce también como perla, es muy claro, casi blanco con intensos reflejos.

Ratonera o Grulla: Proviene de la dilución genética de la capa negra, su color es de un gris oscuro que recuerda el color de los ratones, cabos mas oscuros y las marcas son de color negro. Los ejemplares de esta capa entran dentro de la dilución Dun.

Lobera: Resulta de la dilución de la capa castaña, tiene una coloración de tono rojizo en el cuerpo, con cabos y extremos de color pizarra oscuro. Las marcas cuando las tiene son de color negro. Entra dentro de la dilución Dun.

Caballos de capa de patrón blanco:

Como mencioné al principio, los caballos de capa blanca nacen blancos y mueren blancos; pero dentro de ellos hay ciertas variaciones que mencionaré a continuación. Como principio encontramos la capa blanca, llamados también albinos cuyas características se describieron, de allí partimos a las siguientes:

  • Overo: La capa overa es la que presenta manchas blancas sobre un color definido, estas manchas blancas de bordes definidos simulan parches que van desde el vientre hacia el dorso. Las variaciones de la capa overa son:
  • Overo lobuno,
  • Overo colorado,
  • Overo gateado,
  • Overo zaino,
  • Overo bayo,
  • Overo alazán,
  • Overo azulejo,
  • Overo negro,
  • Overo rosado.

Esto dependerá del color de la capa base. El Overo es un sub patrón de la capa denominada Pía. Como sub patrones de esta capa tenemos también el Tobiano, que presenta un patrón de manchas blancas en el dorso. La parte baja de las extremidades donde la unión con el color de base de capa es bien definida y la cola que es blanca totalmente.

El Sabino tiene las cuatro patas blancas hasta los pies. El color blanco de las patas se mezcla con el color base de capa en forma de manchas blancas desdibujadas, suelen tener los ojos azules.

Hay que hacer notar que son capas frecuentes en América, no así en Europa. En América se han creado razas donde esta es la única capa presente como son el Appalloosa y el tigre.

Ruano: En esta capa vemos como se conserva el color original con la particularidad de que sobre el color básico se encuentran distribuidos gran cantidad de pelos blancos, la cabeza, y los cabos mantienen el color original.

Rosillo: La capa de este color resulta de la combinación de pelos blancos y rojos.

Tordo: Presenta combinación de pelos blancos y negros. Este caballo nace oscuro, al cambiar la capa a medida que gana edad se va haciendo más claro hasta llegar a ser blanco si logra alcanzar la edad suficiente.

1.8
18